Ventiscas

10.9.06

23 razones para cambiar

Así podría titularse la película de mi vida... que por otra parte no tendría nada de interesante. Sí, ya llegaron los 23 y aquí sigo, igual que con 22 salvo porque mi vida ya no corre peligro al lado del zumbado aquel; salvo porque tengo más trastos en mi cuarto; salvo porque estoy más contenta en el trabajo; salvo porque al fin tengo Internet; salvo porque me gusta donde vivo; salvo porque me miro al espejo y me veo más horrible que nunca; salvo porque he sumado dos fracasos más a la interminable lista; salvo porque, según todos cuantos me rodean, ahora debería ser feliz... y no lo soy.

Mi sensación de abandono y soledad no sólo no ha disminuido, sino que ha crecido a pasos agigantados... aplastándome, agobiándome y arrinconándome. Y, tal y como dicta el primer mandamiento de toda sociedad consumista, sólo trato de rellenar todos esos pozos bajo mis pies con actividades, objetos, deseos, planes y chorradas de cualquier tipo... que para colmo no se cumplen. Sigo esperando, esperando, esperando. Y ya no sé en qué idioma, en qué tono o a qué altura gritarlo para que alguien me escuche.

Aquí todo el mundo corre a mi alrededor con una dirección fija, y yo, a ciegas y sin rumbo, me lanzo a correr a ver si así encuentro un camino de baldosas amarillas que me lleve hasta donde otros dejan los restos de tanta felicidad.

Bienvenida Natasha

* Escuchando 'Natasha'- Rufus Wainwright

2 Comments:

  • ¡Bienvolvida, Haizea! Besos sin prisas presos con brisas. Feliz no-cumpleaños.

    By Anonymous Anónimo, at 7:06 p. m.  

  • Me han gustado muchisimo tus reflexiones, en las cuales hasta cierto punto me he visto reflejado.
    No dejes de escribir.
    Merece la pena leerte.
    Un saludo.
    pacoarguello.blogspot.com

    By Blogger Paco C.A., at 3:32 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home